domingo, 9 de marzo de 2014

El proyecto de César Luis Menotti (II)




Junto a dos hombres claves: Jorge Mario Olguín y Daniel Alberto Passarella (www.tonyface.blogspot.com)



Completamos y ampliamos las entradas anteriores con el siguiente texto tomado del libro Historia de la Selección 1902-2002 y que relata los pormenores de la llegada del DT a la Selección, sus ideas, los encuentros ante las selecciones europeas y el momento de definir la lista de 22 jugadores:


Por fin: Una Selección en serio

"La historia del nacimiento de una selección de verdad podría arrancarse en 1973, cuando el interventor de la AFA, Baldomero Gigán, le preguntó a César Menotti, técnico de Huracán, si aceptaría asumir el cargo en caso de que Sívori renunciara: 'No podemos ni conversar. Mientras esté Sívori es una falta de ética cualquier cosa que diga', contestó el Flaco.
Menotti era más que un referente en esa época. Era el entrenador de Huracán que asombró y tocó la gloria por primera y única vez. Bracutto admiraba al entrenador. Por eso, cuando fue elegido no dudó: una vez que concluyera el campeonato en Alemania, iba a ofrecerle el cargo a Menotti, aunque sufriera 'su' Huracán. Y una mañana de julio, se dio el gusto. Fue al entrenamiento del equipo, lo llamó y le ofreció ese trabajo hasta 1978. Le aclaró que su continuidad no dependía de una racha de triunfos. Que se trataba de un proyecto serio. Menotti reaccionó con una mezcla de emoción y de sorpresa. 'Es la gran ambición de mi vida', le contestó. Y una semana después ya le había entregado un borrador con sus ideas, y con  lo que había observado en Alemania 74.
La dirigencia del fútbol argentino aceptó a Menotti el 7 de septiembre. Pero faltaba que todos aprobaran el plan del 'Flaco'. Bracutto recién le entregó al técnico la confirmación sobre ese punto una noche de septiembre, el miércoles 26 a las 23:45, en el vestuario local del estadio de Huracán. Hasta allú fue a decirle que 'sí', que lo que habían soñado los dos se cumplía... Los dirigentes de River y de Vélez con las ganas de llevar a Menotti a sus equipos. Juan Carlos Lorenzo, Carlos Griguol y Osvaldo Zubeldía veían cómo se esfumaban definitivamente sus chances de sentarse en el banco de suplentes celeste y blanco.

Así, desde el primer día de octubre de 1974, César Luis Menotti era el DT de la Selección. El 2 de octubre, el entrenador entregaba estos conceptos:

1) 'Terminaré con un vicio. el jugador argentino cuando corre no piensa y cuando piensa no corre. A mí no me interesa ganar 1 a 0 con un gol de tiro libre. Quiero que ganemos porque somos capaces de superar futbolísticamente a nuestro rival'.
2) 'Tengo algunos nombres que llegarán al Mundial. Pero eso no se lo cuento ni a mi vieja. Hay que acabar con el manoseo. Y también hay que mirar en el interior. Las figuras pueden estar en cualquier parte'.
3) 'Aclaro que elegiré jugadores hábiles, con inteligencia y buen gusto, como único argumento en la búsqueda del gol. Eso en el aspecto deportivo. Y con sentido de solidaridad con respecto a los compañeros y noción clara de la responsabilidad en el aspecto humano'.
4) 'Tengo además la posibilidad de demostrar que se puede construir una estructura sólida, capaz de respaldar el trabajo del técnico'.
5) 'No voy a aceptar ninguna traba para usar a los jugadores cuando lo considere necesario'.
6) 'La idea es jerarquizar a la Selección'.



Durante el Mundial, acompañado por Roberto Saporiti  (www.sueddeutsche.de)



El 12 de octubre, Menotti dirigió a la Selección por primera vez: 1 a 1 frente a España. El 75 fue un año que dejó varias conclusiones que luego serían importantes. Aparecieron Daniel Passarella, Américo Gallego (eran suplentes en River y Newell's) y Alberto Tarantini (daba sus primeros pasos en Boca) mostrando lo suyo en el juvenil que conquistó Toulón. De la Selección del Interior que se había armado asomaron Miguel Oviedo, Julio Villa y Daniel Valencia. Y desde Unión de Santa Fe llegaron Hugo Gatti y Leopoldo Luque.
El caso de Mario Kempes fue curioso: no figuró en las dos primeros tandas de jugadores que Menotti citó como DT de la Selección. Hasta que Rodolfo Kraly (un colaborador que hacía de secretario técnico) lo convenció para que llamara al que luego sería el 'Matador'. Vaya consejo...
Ese año, además, hubo una perla que ratificó la claridad de ideas de Menotti. El martes 15 de julio, la Selección hacía un entrenamiento pensando en el amistoso de la semana siguiente ante a Uruguay. River y Boca no cedieron a sus jugadores. El técnico entonces redactó sus renuncia. Para retirarla, exigió la creación del Estatuto de Selecciones Nacionales, que remarcaba que el equipo que no cediera a los futbolistas sería sancionado y no podría utilizarlos. Se plantaba como bandera la frase: 'La Selección Nacional es prioridad número 1'. Se daban varios pasos hacia adelante.  

El 76 marcó la caída del gobierno de María Estela Martínez de Perón, ocurrida el 24 de marzo. Como era habitual, con la llegada del régimen militar hubo cambios en la AFA: Alfredo Francisco Cantilo reemplazó a Bracutto. Y se aprovechó a la Selección para distraer a la gente: el mismo 24 de marzo, Argentina, que estaba de gira por Europa (sin Fillol y Norberto Alonso, autoexcluídos, uno porque no quería ser suplente de Hugo Gatti y otro porque su esposa estaba embarazada), superaba a Polonia por 2 a 1. Cuatro días antes, en Kiev, se le había ganado a la URSS por 1 a 0 con una  memorable producción del 'Loco' Gatti y con un gol de Kempes.
Como en abril de ese año fueron transferidos al exterior Kempes, Alonso, Scotta y Trobbiani, fueron declarados intransferibles los jugadores nominados por Menotti. Otra buena señal.
Una lluvia de selecciones europeas aterrizó en la Argentina en el 77. Menotti quería que los jugadores se acostumbraran definitivamente a competir con ellas. Pasaron Polonia (3-1), Alemania Federal (1-3), Inglaterra (1-1), Escocia (1-1), Francia (0-0), Yugoslavia (1-0) y Alemania Democrática (2-0). Se jugó todos los domingos entre el 29 de mayo y el 12 de julio. Pero antes, el 27 de febrero, en un amistoso aislado, en la Bombonera, saltaba a escena un genio...


Maradona, debut y exclusión

El Flaco llamó a un chiquilín de 16 años que tenía a su lado, y le dijo: 'Vaya, juegue tranquilo y haga lo que sabe'. Se jugaba el segundo tiempo, Argentina bailaba a Hungría (fue triunfo 5 a 1) y en la cancha estaba Diego Armando Maradona reemplazando a Luque. Ese, Dieguito, iba a ser el genio máximo en la historia del fútbol argentino. Claro que en aquellos días había otros temas que preocupaban más que Maradonita...
Gatti, a mediados de ese 1977, empezó a decir que en Boca se sentía mejor que en la Selección. Insistió con el tema. Hasta que se reunió con Menotti el 1º de octubre y quedó desafectado. El arquero declaró que fue por un problema en la rodilla, pero todo el mundo habló de renuncia.
De lo que no quedaron dudas fue del 'no' sorpresivo de quien en ese entonces era el capitán, Jorge Carrascosa. Explicó 22 años después: 'Dicen que en el 78 renuncié a la Selección porque era comunista y por la dictadura militar, pero eso es mentira. No es necesaria una dictadura militar para dejar el fútbol. A mí lo que me movió a abandonar el equipo fueron las cosas que pasaban y aún pasan en cualquier contexto. Había muchas cosas injustas en el fútbol que lo consideré y me bajé. La incentivación de los polacos en el 74, por ejemplo, fue lo que encendió la mecha. Porque, ¿podés festejar algo que ganaste por arreglo? También habría renunciado al Mundial 82'.
La cuestión es que una semana más tarde el Flaco, en su casa, se reconcilió con Fillol y lo volvió a convocar.
A principios de 1978, se hizo el sorteo en el Centro General San Martín: Hungría, Francia e Italia eran los rivales. Un mes más tarde, el equipo inició su preparación en la Villa Marista de Mar del Plata. Se jugaron siete amistosos. Y el 23 de mayo se definió la lista: 3 de los 25 quedarían afuera. Sufrió Victor Bottaniz, sufrió Humberto Bravo. Y sufrió... Maradona. 'No está preparado', explicó Menotti. Hubiera sido el primer Mundial de Diego, a los 17 años, la misma edad con que hizo su estreno mundialista Pelé."


El DT y su compañero infaltable: el cigarrillo (www.gruporadialcentro.com.ar)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada