viernes, 6 de diciembre de 2013

Alemania Federal 3 Argentina 1


- Grupo 1
- 8 de junio de 1958.
- Hora de comienzo: ?
- Estadio: Malmö Stadion - Malmö
- Árbitro: Reginald James Leafe (Inglaterra)
- Árbitro asistente 1: S. Ahlner (Suecia)
- Árbitro asistente 2: L. Helge (Suiza)
- Espectadores: 33.000
- Argentina retorna a la Copa del Mundo luego de 24 años





Resumen del encuentro



- Alemania Federal:  Herkenrath, Stollenwerk, Juskowlak, Eckel, Erhardt, Szymaniak, Rahn, F. Walter, Seeler, Schmidt y Schäefer.  DT: Herberger.
- Argentina: Carrizo, Dellacha, Vairo, Lombardo, Rossi,  Varacka, Corbatta, Prado, Menéndez, Rojas y Cruz. DT: Guillermo Stábile.

- Goles:

PT: 2' Corbatta (0-1), 22' Rahn (1-1) y 40' Schmidt (2-1)
ST: 34' Rahn (3-1).




Selección argentina: Carrizo, Avio, Rossi, Menéndez, Rojas, Prado, Cruz, Lombardo, Varacka, Corbatta y Dellacha
 (El Gráfico y El Mundial)


Conjunto alemán, campeón vigente (Getty Images)


Detalle: Varacka, Corbatta y Dellacha (mivisiondelfutbol.blogspot.com)


Selección alemana, desde otra perspectiva (¿fuente?)


Pedro Dellacha saluda a Fritz Walter. 
La casaca argentina  tenía  la particularidad de ser de color  amarillo
 (Los Mundiales de  Fútbol  la Copa 82). 
 Walter (de 37 años) había debutado como internacional 
a los 17,  antes de que estallara la Segunda Guerra 
 (El Gráfico y el Mundial).



Primer Tiempo

"El 8 de junio, en el Estadio de Malmö, se producía la esperada reaparición argentina en la Copa Rimet, frente a los campeones reinantes: los alemanes. Poco tardó en demostrarse que tantos años de ausencia no habían pasado en vano.
Sin embargo, a los tres minutos de juego, el equipo al que esa tarde le tocó vestir de amarillo en lugar de la tradicional casaca a bastones blancos y celestes, se encontraba ganando uno a cero, gracias a un gol conquistado por Orestes Corbatta, el frágil y chispeante puntero derecho. Y allí, prácticamente, acabó la historia para los rioplatenses.
Después del triste regreso de la delegación a Buenos Aires se contaron muchas anécdotas. Que los jugadores alemanes se asombraron cuando vieron que debían entrar a la cancha con varios señores maduros de abdómen prominente vestidos de futbolistas. Que el hotel que alojaba a la delegación argentina se veía invadido por las noches por emprendedoras jovencitas de los alrededores que trepaban a los balcones en su afán de acercarse a los ídolos. Que después de dar dos vueltas al campo al trote los jugadores se negaban a continuar entrenándose con la excusa de estar agotados. Y mil otras cosas por el estilo.

En realidad, la derrota de esa tarde de los argentinos frente a los alemanes obedeció a razones claramente futbolísticas, y sobretodo a la nuca desmentida astucia de Seppl Herberger. Efectivamente, el equipo argentino tenía un serio problema de lentitud, más, por la propia constitución física de sus jugadores, especialmente los defensores, que por problemas de entrenamiento. Y el zorro Seppl estaba muy bien informado al respecto.

Ordenó entonces a Rahn que retrocediera atrayendo a su marcador Vairo, con lo cual provocaba un enorme vacío en el sector izquierdo de la defensa argentina, ya que el volante de ese lado, Varacka, jugaba naturalmente adelantado. Allí se colocaba como receptor Fritz Walter, atrayendo al marcador central Dellacha. Mientras tanto, por el otro lado, llegaba Uwe Seeler, a las espaldas del majestuoso y casi inmóvil Néstor Rossi. Como Rahn llegaba cortado por el centro y Scäefer se cerraba por la izquierda, la delantera alemana establecía una superioridad de cuatro contra dos en la zona de definición, y lo único sorprendente es que no haya conquistado mucho más de tres goles.

Cuando argentina se adueñaba del balón, lo que no ocurría demasiado a menudo, su estilo de juego pensado y ceremoniosos posibilitaba el rápido retroceso de los germanos, que encimaban a los que estaban en posesión de la pelota sin darles tiempo para jugarla con eficacia.

El empate lo conquistó Rahn, entrando por la izquierda, con un tiro libre que casi rompe la red. Y antes de concluir el primer tiempo, Seeler y Schäefer juegan entre sí la pelota por cuatro veces consecutivas hasta que el gran Uwe no tiene problemas en batir a Amadeo Carrizo.


Alfredo Rojas lucha por el balón (httpimpromptuinc.wordpress.com)


Oreste Corbatta pone en ventaja a la selección: un golazo que demostró su gran jerarquía 
pero que no alcanzó para aspirar tan siquiera a un empate (httpimpromptuinc.wordpress.com)


El mismo gol desde otro ángulo (¿fuente?)


 Amadeo Carrizo sale y corta el centro alemán. Un estilo de juego del que fue innovador. 
Sin embargo, no estuvo en su verdadero nivel y pasarían varios años
 hasta que en la Copa de las Naciones pusiera las cosas en su lugar (¿fuente?)


Rahn derrota a Carrizo. Primer gol alemán. Observa Francisco Lombardo (httpimpromptuinc.wordpress.com)




Carrizo vencido después del poderoso remate de Rahn  (Los Mundiales de Fútbol y la Copa 82)



Alfredo Rojas llega tarde cuando el arquero alemán había quedado en el camino (El Gráfico y el Mundial)


Uwe Seeler -"el tanque alemán"- anota el segundo tanto de su equipo (httpimpromptuinc.wordpress.com)


El gol anterior, desde otro punto de vista 
(httpimpromptuinc.wordpress.com)


Segundo Tiempo


El segundo tiempo fue una demostración absoluta de que los argentinos, a pesar de intentarlo, no estaban en condiciones de inquietar el sistema alemán. Los germanos les cedieron amablemente el medio campo y se dedicaron a cultivar el contragolpe, tratando, con poco éxito, de evitar algunas brusquedades de los rioplatenses. La primera víctima fue Eckel; a quien esta vez le tocó ese papel, contrario al que le había dado mala fama en Europa. La segunda, Fritz Walter, a quien Néstor Rossi hizo volar por el aire colocando la primera puntada que después concluiría un defensor irlandés, para obligar al retiro de los campos de juego del legendario "capitán sentimental". El partido concluyó tres a uno, y se aguardaba en el campamento argentino la llegada de un salvador de cuarenta años: Angel Labruna."

Los Mundiales de Fútbol y la Copa 82



Néstor "Pipo" Rossi se anticipa al wing izquierdo Schäefer 
(El Libro del Fútbol, Tomo II)


José Varacka intenta interceptar un avance rival (httpimpromptuinc.wordpress.com)


Otra vez Seeler, aquí marcado por Dellacha
(httpimpromptuinc.wordpress.com)


Ataque de Alemania: En la escena podemos reconocer a Carrizo, Seeler y Varacka
(httpimpromptuinc.wordpress.com)




Aclaración: 
Salvo las fotos de presentación de los equipos y las de los goles, 
no es fácil establecer si el resto pertenece o no al tiempo - 1º o 2º- 
en que fueron incorporadas. A medida que puedan ir ubicándose 
nuevos datos, se tratará de resolver dicha falencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada