domingo, 29 de diciembre de 2013

Argentina 2 España 1



- Grupo 2
- 13 de julio de 1966
- Hora de comienzo: 19:30
- Estadio: Villa Park - Birmingham
- Árbitro: Dimitier Roumentchev (Bulgaria)
- Árbitro asistente 1: K. Zecevic (Yugoslavia)
- Árbitro asistente 2: A. Yamasaki Maldonado (Perú)
- Espectadores: 47.000



Argentina
España
1. Antonio Roma
1. José Iribar
8. Oscar Ferreiro
2. Manuel Sanchís
4. Roberto Perfumo
3. Eladio
12. Rafael Albrecht
4. Luis Del Sol
7. Silvio Marzolini
5. Zoco
15. Jorge Solari
10. Luis Súarez
10. Antonio Rattín
17. Gallego
16. Alberto González
18. Pirri
20. Ermindo Onega
7. José Ufarte
19. Luis Artime
11. Francisco Gento
21. Oscar Más
20. Joaquín Peiró
DT: Juan Carlos Lorenzo
DT: José Villalonga

- Goles:
         ST: 21’ Artime (1-0), 27’ Pirri (1-1) y 34’ Artime (2-1)

- Cambios: No se efectuaban.
- Tarjetas: No se utilizaban.
- Expulsiones: No hubo.
- Otras incidencias: -





Resumen del partido


Partido completo




 Saludo argentino antes del comienzo del match: ( de izquierda a derecha) Más, Ermindo Onega, Solari, Artime, 
González, Ferreiro,  Albrecht, Marzolini, Perfumo, Rattín y Roma. (¿Fuente?)



   
 Intercambio de banderines entre Francisco Gento y Antonio Ubaldo Rattín. 
(World Soccer / El lIbro del Fútbol, Tomo I)


Formación de España de la época. Abajo, segundo desde la derecha, aparece Luis Súarez,  gran figura del equipo. 
Fue Balón de Oro en 1960 y Campeón de Europa en 1964 con su selección. (Listas.20minutos.es)


Ferreiro intenta el centro ante la marca de Luis Súarez Miramontes. (Images)


El portero Iríbar se luce al evitar el gol nacional. (Espndeportes.espn.go.com)



Rafael Albrecht, quien conformó una dupla muy firme junto a Roberto Perfumo, 
despeja el peligro con un movimiento de gran plasticidad y eficacia. (¿Fuente?)




Roberto Perfumo y Pirri (El Gráfico y el Mundial número 8)




"Birmingham, 13 de julio. En un resultado inesperado, el equipo argentino derrota con dos goles de Artime a una selección española reforzada con nombres gloriosos del fútbol de Europa.


La tensión interna en el plantel argentino que se dirigía a Londres había llegado al límite. Durante una caótica gira previa se había perdido con la selección italiana, después con el Austria F.C. de Viena. No se sabía quién jugaba, y los que salían a la cancha tampoco sabían a qué jugaban. Los hombres imprescindibles de hoy eran los inservibles del día siguiente. La atmósfera de desconfianza entre el técnico y los jugadores podía cortarse con un cuchillo.
Finalmente, los dirigentes de Buenos Aires deciden enviar un embajador plenipotenciario, Valentín Súarez, con la misión de rescatar lo rescatable e intentar detener la catástrofe que parecía inevitable. Los conflictos habían salido a la luz del día, y los pronósticos de la prensa habían descartado totalmente la aparición de los blanquicelestes entre los ocho que pasarían la primera rueda. Pero Súarez, un hombre hábil que a pesar de no ser técnico sabe muchísimo de fútbol y mucho más de relaciones humanas, hace variar rápidamente el clima. Argentina saldrá a la cancha con una táctica cerradamente defensiva, donde el permanente 4-4-2 tiene tendencia a transformarse en un 4-5-1, con Luis Artime como el solitario pescador de oportunidades.

El panorama español era totalmente diferente. A los elementos de actuación en sus muy poderosas instituciones, entre los que se destacaba el ascendente Pirri y Gento, un gran puntero, se habían agregado, de vuelta de Italia, Luis Súarez, considerado como el mejor volante de Europa, Luis Del Sol y Peiró. Pero los 'emigrados', como suele ocurrir, en lugar de sumar restaron, y comenzaron problemas de celos. Antes de empezar el partido, los españoles seguían siendo claramente favoritos, pero mientras en la delegación argentina las dificultades disminuían, en la española recién comenzaban.

El encuentro entre España y Argentina reserva muchas sorpresas. El medio campo español no pudo perforar la multitudinaria muralla diseñada por Súarez y Lorenzo, donde los 'ladrones de pelotas', Solari y González, interrumpieron toda la circulación de los hispanos. Ermindo Onega se convierte en el gran patrón diseñando jugadas que indigestan a los torpes defensores extremos de los rojos. Y Luis Artime, 'el que no sabe jugar', 'el que le pega con la tibia', 'el que siempre está de espaldas al arco', demuestra por enésima vez que es uno de los goleadores más mortíferos del fútbol mundial. Mientras tanto, en la extrema defensa, Roberto Perfumo y Silvio Marzolini revelan su clase internacional.

Los goles llegaron en el segundo tiempo. A los veinte minutos inició la cuenta Artime, tras un centro atrás de Solari. Igualó Pirri siete minutos más tarde, con un curioso cabezazo de emboquillada que superó al indeciso arquero Roma. Y finalmente Onega le brinda un gran pase a Artime, que asegura la pelota, gira y la clava de zurda en la red. Argentina había dado un paso decisivo para su clasificación."

Los mundiales de Fútbol y la Copa 82



 Primer gol de Artime, quien ya desata su euforia. (Libro del Fútbol - Tomo II)


Un momento de tensión, tras la caída de un jugador argentino. (Getty Images)


Oscar Más, un delantero pequeño pero muy veloz y peligroso,  desborda a Sanchís. (Libro del Fútbol - Tomo II)


 
Artime y dos intentos ante la defensa española. (El Gráfico y el Mundial / www.elmundo.es)


Lanzamiento de tiro libre a cargo de Luis Súarez. La barrera la conforman Marzolini, Solari, Rattín y González.
(www.br.terra.com)


Luis Artime domina la pelota con el pecho ante dos defensores de España (Libro del Fútbol - Tomo II)


Ermindo Onega, uno de los futbolistas argentinos 
más brillantes en los 60,  cumplió una destacada
actuación ante España (El Gráfico)


El empate español español, cuyo autor fue Pirri  (Los Goles del Mundo - El Gráfico)


 Luis Artime, un goleador notable, fue figura ante los españoles. Su participación en la selección
 fue breve pero muy eficaz: 24 goles en 25 partidos (www.goal.com.es)


El partido ha terminado. Los jugadores argentinos inician el festejo. Vemos - de izquierda a derecha-  
a Perfumo, Solari, Albrecht, Artime, Más y Marzolini. (httpar.deportes.yahoo.com)


El saludo albiceleste antes de marchar a los vestuarios: Rattín, Roma, Perfumo y Albrecht, al frente. 
Una victoria lucida e importante ante el campeón de Europa. (Storie di Calcio)



Tres de las muchas figuras de la Selección Argentina en 1966, y que se lucieron contra España: 
Luis Artime, el goleador; Ermindo Onega, exquisito y cerebral crack; y Rafael Albrecht, 
uno de los mejores defensas centrales que dió nuestro fútbol. (¿Fuente?)














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada