jueves, 13 de febrero de 2014

Argentina 4 Haití 1



- Primera Ronda - Grupo D
- Domingo 23 de junio de 1974
- Hora de comienzo: 16:00
- Estadio:  Olímpico de Berlín - Berlín
- Árbitro: Pablo Sánchez Ibáñez (España)
- Árbitro asistente 1: Kamel (Egipto)
- Árbitro asistente 2: N'Diaye (Senegal)
- Condiciones del campo de juego: Muy buenas
- Espectadores: 24.000


Argentina
Haití
1. Daniel Carnevali
1. Henry Francillon
20. Enrique Wolff
5. Serge Ducoste
14. Roberto Perfumo
6. Pierre Bayone
10. Ramón Heredia   X
7. Philippe Vorbe
16. Francisco Sa
8. Jean Claude Desir
18. Roberto Telch
9. Eddy Antoine
3. Carlos Babington   X
11. Guy Saint-Vil
11. René Houseman
13. Serge Racine
2. Rubén Ayala
14. Wilner Nazaire
22. Héctor Yazalde
20. Emmanuel Sanon
13. Mario Kempes
21. Wilfred Louis
DT: Vladislao Cap
DT: Antoine Tassy

- Goles:
               PT: 14’ Yazalde (1-0) y 18’ Houseman (2-0)
               ST: 10’ Ayala (3-0), 18’ Sanon (3-1) y 23’ Yazalde (4-1).

- Cambios:                    
                    Argentina: 6’ ST Balbuena por Kempes y 13’ ST        Brindisi por Houseman.
                    Haití: 24’ PT J. M. Leandre por Nazaire (lesionado) y 6’ ST  F. Leandre X por Saint-Vil.

- Amonestados:                           
                             Argentina: 26’ PT Babington y 15´ST Heredia.
                             Haití: 15’ ST  F. Leandre.

- Expulsiones: -

- Otras incidencias: -




 Argentina: Sa, Wolff, Perfumo, Carnevali y Telch -arriba-; 
Yazalde, Kempes, Babington, Houseman, Ayala y Heredia -abajo- (Corbis-scanpx.no)


 Plantel de Haiti (www.afterfoot.fr)



Resumen del partido


Encuentro completo



Se inicia el camino hacia la segunda ronda. Yazalde tomó el rebote tras un remate suyo 
que detuvo Francillon y con zurdazo cruzado convierte (Texto e imagen: El Gráfico)


Cuando parecía que la goleada sería espectacular. Yazalde se fue por la derecha con comodidad. Francillon se jugó 
al achique y salió el pase justo para Houseman, quien estableció el 2 a 0 (Texto: El Gráfico, foto: SoccerMond.com)


(¿Fuente?)


Héctor Yazalde -autor de dos goles- ante la marca de Wilfred Louis (¿Fuente?)


Emmanuel Sanon, principal figura y goleador de Haití .
(Álbum Panini)


Enrique Wolff sufre las consecuencia de la infracción haitiana (CorbisImages.com)


El gol indispensable. El tercero. Tire libre de Wolff desde la derecha. Houseman (caído) que no puede conectar  el cabezazo 
y la llegada de Ayala (fuera de cuadro, a la derecha del arquero) que sorprende a Francillon con corto remate (Texto e imagen: El Gráfico)


El cuarto gol argentino. Excepcional toque de Brindisi al claro para el pique de Ayala, 
sobre la derecha del área. El disparo de derecha cruzado rebota en Francillon y 
queda boyando en el área. Vorbe llega tarde al cierre y Yazalde alcanza 
a tocarla adentro. (texto y foto: El Gráfico)


(argentaimages.com)


Carlos Babington, otra vez el mejor jugador argentino, encara ante Ducoste 
y Joseph-Marion Leandre. Cerca, Rubén Ayala (CorbisImages.com)




Los ojos en Munich, el corazón en Stuttgart, los 4 goles nuestros, 
los dos de Polonia y esos cinco minutos que no pasaban nunca...
No fue milagro, fue justicia
por Héctor Onesime
Fragmentos de la nota publicada en la revista El Gráfico número 2855 del 25/06/74



"Estoy con la cabeza en tres partes. En el campo, Argentina y Haití. En el televisor, Polonia e Italia. En el recuerdo el empate del miércoles. Este partido hay que ganarlo. Si hasta parece correcto inventar cábalas.A las dos y cuarto, con puntualidad alemana, sale el micro para el estadio Olímpico. La barra argentina con una bandera interminable se convierte en caravana. Vamos...
Sí, tenemos que clasificarnos. No lo decimos solo nosotros, lo dicen todos en Alemania. Después de la exhibición frente a los italianos. Cuatro delanteros netos para ganar. Y Houseman con la fantasía que germina en el barrio, que se amasa en el potrero, que se atreve ya en cualquier cancha. Argentina parada en la cancha con prestancia de grande, desterrando los fantasmas que tanto nos han confundido y que tanto nos han perjudicado.

Empieza el partido en Munich. También en Stuttgart. ¿Qué miro? Uyyyy, casi gol de los italianos en la jugada de salida. ¿Y nosotros? Tranquilos. Casi gol, casi gol, no muchachos, esos goles no se pueden perder. Babington que aparece a los siete minutos. Uno, dos, tres hombres en el camino, y este maldito televisor que me desvía la vista. Deyna que agarra la manija. Haití que se resigna a defender. Argentina que ataca sin concretar. Van diez minutos y ya queremos estar tres a cero. Qué desesperación. Bueno, por fin. A los quince pase de Babington para la entrada de Yazalde, remate, rebote y otra vez Chirola. El primero de los prometidos...
Houseman no es el mismo. Kempes se equivoca. Los delanteros que se amontonan. No se está jugando bien. Goles, más goles es lo que necesitamos. Y el televisor. Bien Polonia. Atajada de Zoff, el gol que se erra Gadocha. Pase de Kempes para Yazalde que domina cerca de la raya de fondo. Centro y gol de Houseman. Todavía no se jugaron veinte minutos y estamos dos a cero. Nos parecen poco. Y este Francillon que empieza a atajar como contra Italia. Ayala que se mueve por toda la cancha. Gran despliegue, baja y sube. Los morenitos de la isla antillana no quieren bajar los brazos. El televisor: gol polaco, a ver, a ver...La repetición. Sí, gol polaco. Lo gritamos en el palco, lo grita la barra argentina cobijada bajo la inmensa bandera. Lo gritan en el banco de suplentes. Y hasta los que están jugando tienen ganas de gritarlo...

Segundo tiempo para sufrir. Pasan los primeros cinco minutos y ningún gol. El cigarrillo, los nervios, la angustia. Volvemos al televisor. Y es peor. Ah, Me olvidaba: Polonia iba dos a cero. Nosotros también. La clasificación segura. ¿Segura? Se va Lato, va a tirar el centro, lo traban, gol, gol argentino. Otero, que está a mi lado, me lo cuenta. Foul a Balbuena, centro de Wolff y Ayala que empuja la pelota sobre la línea. Ya no sé qué mirar. Si el televisor o el partido. Me decido por el partido y el morenito Sanon, el mejor jugador de Haití junto con el arquero Francillón, que saca un zurdzazo impresionante. Tres a uno. Sumemos, restemos, dividamos...Si Italia llega a descontar, la cosa se complica. Tiene que haber tres goles de diferencia. Sigo con el partido. Menos mal, Balbuena, Ayala, rebota y Yazalde que la mete. Tenemos los tres goles de diferencia que necesitamos. Y en la pantalla con Polonia en neto dominador. Pero cuando agarra la pelota un italiano nos cuesta seguir la escena. Aquí, partido definido. Si el gran partido contra Italia apenas nos sirvió para empatar, que esto discreto partido nos sirva para la clasificación.

Gol de Capello cuando me parece que faltan seis minutos. Seis minutos. ¡Qué largos y qué cortos -según las circunstancias- se hacen los minutos de un partido! Polonia parece completamente segura de su triunfo; a nosotros los italianos nos parecen gigantes. Tirenla afuera, hagan tiempo. No, Tomaszewski, no alga así. El televisor allí. Pienso en Juvenal y en el momento que estará viviendo en Stuttgart. Pienso en Héctor Rial y en Alfredo Di Stéfano que seguramente estarán a su lado. Final en Stuttgart, final en Munich. Por fin Sá se abrazo con Perfumo, corre Babington para sumarse, se zambulle Carnevali que se mandó un pique desde el arco.
Sobre Roberto se eleva una pirámide. La escena tiene el inmenso contenido de la reivindicación y l esperanza. En esa pirámide se ha incinerado la mufa que tan implacablemente nos venía persiguiendo. No las veo pero no hace falta. Allí hay lágrimas de hombres que gotean el rencor y la felicidad. Allí está todo mezclado. Allí está el desahogo de Perfumo y de Carnevali, la alegría de Babbington, el éxtasis de Balbuena, la ternura de Pancho Sá... Se abrazan en el banco, se abrazan en la tribuna, nos abrazamos en el palco. Veo a mi lado colegas llorando. Y eso contagia, la pucha si contagia. Me acuerdo de lo que le dijo Facchetti a Ayala después del partido del miércoles: 'Ustedes se clasifican'.

La mufa es una gris ceniza depositada en el campo de Munich. Estamos clasificados. Que aquel partido contra Italia nos dé la pauta para la próxima ronda. Que encontremos de esa experiencia los elementos para que esta luz no se apague. Pero para qué pensar en mañana. Vivamos esto, lo de Haití, lo de Polonia, lo del miércoles. Ya mi cabeza no está dividida en tres partes. Es solo un volcán de placenteras sensaciones. Se terminó el partido, se apagó el televisor, se borraron los recuerdos. Los argentinos vivimos este momento como si estuviéramos disfrutando de un milagro. Después de tanto penar, de tanto sufrir, de tantas angustias y tantos cigarrillos. Para los argentinos, un milagro. Para los demás, justicia, tan solo justicia..."



 
Dos fotografías que reflejan la emoción argentina: Yazalde junto a Perfumo (izq.) y a Heredia (der.).
El triunfo albiceleste y la derrota italiana permitieron el pase a la segunda rueda  por diferencia de gol (El Gráfico)



Argentina
Haití
Daniel Carnevali   (6)
Henry Francillon   (7)
Enrique  Wolff   (6)
Serge Ducoste   (6)
Roberto Perfumo   (6)
Pierre Bayone   (6)
Ramón Heredia   (7)
Philippe Vorbe   (5)
Francisco Sa   (6)
Jean Claude Desir   (4)
Roberto Telch   (6)
Eddy Antoine   (4)
Carlos Babington   (7)
Guy Saint-Vil   (5)
René Houseman   (5)
Serge Racine   (4)
Rubén Ayala   (6)
Wilner Nazaire   (4)
Héctor  Yazalde   (6)
Emmanuel Sanon   (7)
Mario Kempes   (4)
Wilfred Louis   (4)
Agustín Balbuena  (4)
J. M. Leandre   (4)
Miguel Brindisi   (4)
F. Leandre   (4)

                                                   Figura del partido: Carlos Babington

                                                         Calificación del encuentro: Discreto
                                                                      Árbitro: Muy bien
                                                                                                       (El Gráfico)



Posiciones finales (Grupo D)


País
J
G
E
P
GF
GC
DG
Puntos
1. Polonia
3
3
0
0
12
3
+9
6
2. Argentina
3
1
1
1
7
5
+2
3
3. Italia
3
1
1
1
5
4
+1
3
4. Haití
3
0
0
3
2
14
-12
0


Clasificados para la Segunda Rueda:  Polonia y Argentina




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada