sábado, 14 de diciembre de 2013

Testimonios -1958- (III)



El Gráfico


Bocha Maschio y la generación perdida 
Entrevista de Oscar Barnade 
Misión Mundial - Clarín - 04/05/2010




"Humberto Dionisio Maschio tiene 77 años y los recuerdos frescos. Fue uno de los jóvenes que brilló junto a Antonio Angelillo y Enrique Omar Sívori en el Sudamericano de Lima de 1957. Fueron, por siempre, Los Carasucias. Tras ganar la Copa América en Perú, emigraron a Italia. En ese equipo también estaba el arquero Rogelio Domínguez, quien fue contratado por Real Madrid. Ninguno fue convocado por Guillermo Stábile para el Mundial de Suecia 58. 

'Nunca nos llamaron', reconoce Maschio medio siglo después. Y aún trata de encontrarle una explicación: "Se prefería a los que jugaban en Argentina. Y, además, no había tanta información como ahora". Maschio tenía 21 años y se consagró goleador del torneo, con 9 tantos. Angelillo, que apenas tenía 19 años, hizo 8 goles, y Sívori, que transitaba los 20, anotó 3. Entre los tres hicieron 20 de los 24 goles argentinos. 'Hicimos una diferencia bárbara con el resto de los equipos. También jugaban Rogelio Domínguez, Dellacha, Vairo, Pipo Rossi, Corbatta, Sanfilippo y Cruz, entre otros. Le ganamos a Brasil, que después fue campeón del mundo, aunque no estaba Pelé y Garrincha era suplente', relata el ex jugador de Racing.



Carasucias: Corbatta, Maschio, Angelillo, Sívori y Cruz


En cuatro años cambió mucho la situación del fútbol argentino. Tras el desastre de Suecia llegó el fin de la era Stábile, se inició la era del Fútbol Espectáculo, los entrenadores duraban poco y nada y en la previa del Mundial de Chile fue designado Juan Carlos Lorenzo, un entrenador de formación europea. Pero no se modificó la situación de Angelillo, Sivori y Maschio. 'Para el 62 teníamos más experiencia. Llevábamos 4 años con nivel internacional. Podríamos haber aportado mucho en el equipo. Pero tampoco nos llamaron', reafirma Maschio. De a poco, los tres se transformaron en oriundi. Angelillo debutó en la Selección de Italia en 1961 (jugó 2 partidos y marcó 1 gol); Sívori, también desde 1961, disputó 9 encuentros, anotó 8 goles y jugó el Mundial de Chile para Italia. 'A mí me llamaron de última, porque se lesionó Boniperti. Recién después de cinco años en Italia conseguí la doble nacionalidad. Jugué apenas dos partidos, y el único en el Mundial fue famoso partido con Chile, que el árbitro nos perjudicó claramente', se queja Maschio 48 años después. De los que emigraron tras el Sudamericano de Lima, solamente Rogelio Domínguez pudo estar en Chile con la Selección Argentina, ya que había retornado para atajar en River.

A Maschio le quedó un sabor amargo en su carrera. 'Los jugadores tienen etapas en la vida: debutar en Primera, afianzarse como titular, ganar un campeonato y jugar un Mundial con su Selección. Fue lo único que me faltó'."


Maschio y Sívori, ya como representantes de Italia 
(Wikipedia)




(Anexo) Fragmento de 100x100: Humberto Maschio
El Gráfico (03-11-2011)
Reportaje de Diego Borinsky



¿Quién era el mejor?
"Corbatta y Sívori sobresalían por su habilidad. Angelillo y yo éramos simples, dos goleadores: de hecho yo metí 9 goles en el torneo; y él, 8. Sívori era un genio, nuestro Maradona. Con Angelillo y Dellacha compartíamos la habitación 348 en Lima, no me olvido más (Aclaración: ¡y encima dice que tiene mala memoria!). Pipo Rossi nos mandaba a todos: “Corbatta, vení al lado mío; Bocha, bajá para acá”. Nos quería a todos al lado de él para no tener que correr (risas). Los referís eran ingleses y Pipo los puteaba en castellano. Nos hacía reír. 

¿Se siente responsable del desastre de Suecia 58?
No, si nosotros tres queríamos jugar. A nosotros nos vendieron al regreso de Lima, en 1957, y no nos citaron más a la Selección. No sé por qué. Me dolió en ese momento, pero no me dio bronca.

Con usted, Angelillo y Sívori, ¿Argentina hubiera ganado su primer Mundial en 1958? 
También estaba Rogelio Domínguez en el Real Madrid. En el Sudamericano le ganamos 3-0 al Brasil que fue campeón del mundo un año después. Era el mismo Brasil sin Pelé, así que podríamos haber andado bien. Tampoco nos llamó Lorenzo para el Mundial 62, entonces Angelillo jugó las Eliminatorias para Italia, Sívori algunos amistosos y a mí me llamaron sobre la hora porque se había lesionado el 8, Giampiero Boniperti, que después fue presidente de la Juventus. En total jugué 5 partidos para Italia. De Argentina nunca me llamaron.  

¿Por qué cree que no lo llamaron a usted ni a Sívori ni a Angelillo? 
Colombo, el presidente de la AFA, dijo en 1958: 'En la Argentina tenemos mejores jugadores que los que hay en Italia'. Nunca hablamos entre nosotros del tema, y eso que nos quedábamos a dormir en las casas del otro. Se respetaba mucho al que jugaba en la Argentina. 

Cuando le ofrecieron jugar para Italia, ¿no sentía que traicionaba a su país?
Nunca lo pensé como una traición, para nada. Me agradó el gesto de Italia y acepté. Aparte, de la Argentina nunca me llamaron."







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada