viernes, 7 de febrero de 2014

Testimonios -1974- (I)



Un arquero de destacada y extensa trayectoria (¿Fuente?)


"Yo tuve la culpa"
Fragmentos del reportaje concedido por Daniel Carnevali
 a José María Otero (El Gráfico nº 2854)


Antes del Mundial Carnevali ya estaba jugando en Europa (U. D. Las Palmas, de España) y se lo consideraba un gran arquero. Incluso en la gira previa a la Copa había sido uno de los jugadores de mejor rendimiento. El Gráfico, por aquel entonces, le realizó una nota titulada "El arquero que todo el mundo nos envidia". No le faltaba razón al periodista. Pero quiso el destino que, en aquel primer partido ante Polonia, Daniel tuviera una floja actuación. Paradojas de la época, la nota mencionada (armada y lista con anterioridad) y los comentarios de ese partido figuraron en el mismo número...
Fue simplemente un mal día, como lo han tenido todos los grandes. Pero es evidente que esa tarde fue una de las más tristes en la trayectoria del arquero argentino. Leamos su análisis de aquella jornada:


La tristeza después de uno de los goles polacos (El Gráfico)


"Sí, soy culpable de la derrota. Lo admito. Me hice dos goles, y en los peores momentos para el equipo. El primero, cuando estábamos jugando mejor, y el tercero, cuando nos habíamos puesto a tiro del empate. Fue como si se me hubiese hundido el piso. Te juro que me insulté a mi mismo mil veces. Pensé en todo el esfuerzo de los muchachos, en todo lo que habíamos hablado sobre la necesidad que teníamos de mejorar la llegada.
Y justo el día clave, cuando hacemos dos goles, yo cometo esos errores tan infantiles. Decí que soy un tipo con moral de fierro, si no hoy me metían diez goles después de esas dos macanazas, y en cambio tapé un par de pelotas difíciles.
No puedo explicar ni justificar nada. En el primero agarré la pelota sin problemas y cuando caí, miré pensando en la salida rápida y rocé la espalda de Pancho (Sa)...Se me escapó y estaba el tipo justo ahí, para pegarle de primera. En el tercero, la saqué larga al otro costado para Pancho, los dos polacos estaban de espalda pero arrancaron tan rápido que ganaron en el pique. Y de todas maneras me hizo el gol porque le dio con un fierro al primer palo. Porque llegué a rozarla...Sí, soy el culpable, ¿para qué voy a negarlo? Y me duele mucho más porque era un partido que lo podíamos ganar. Ellos terminaron cansados, haciendo tiempo...Ahora hay que jugarse la vida con Italia y yo me debo la revancha a mi mismo y a mis compañeros...Justo hoy me tiene que pasar, con las ganas que le tenía a este partido...Pero no me voy a caer, siempre tuve una moral de fierro y contra Italia lo voy a demostrar."

En efecto, Carnevali levantó de manera considerable su nivel contra los italianos. Después del Mundial y por varios años, siguió brillando en España. Pero, esas cosas de nuestro fútbol, no fue convocado nuevamente a la selección. Retornó a la Argentina y fue campeón del Nacional 1980  (1ra. División) con Rosario Central. Se retiró en 1991, a los 44 años.


Toda la pinta de guardavallas setentista
(El Gráfico)










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada