viernes, 14 de febrero de 2014

Testimonios -1974- (III)




www.sportschau.de


"Nuestra fuerza está en el 
dominio de la pelota, en el toque..."
Por Carlos Babington
Entrevista de Julio César Pasquato (Juvenal)
El Gráfico número 2856 - 2 de julio de 1974




"Aquí y en todos lados debe ganar el fútbol bien jugado. Antes de venir teníamos la cabeza llena de traumas con la velocidad y fuerza de los europeos. Yo me considero un jugador lento, pero sé que puedo hacer un fútbol veloz, porque en esto sigue mandando la pelota. Y nosotros con la pelota no tenemos que tenerle miedo a nadie. Además, cada uno debe salir a hacer lo que sabe, ¿qué ganábamos nosotros marcando a los tanos, cuidándonos de los dos únicos tipos que juegan arriba? No. Nuestra fuerza está en el domino de la pelota, en el toque, y es lo que debemos imponer. No tanto preocuparnos por ellos... Que ellos nos tengan miedo a nosotros. ¿Sabés lo que se gana teniendo miedo, jugando ano perder? Lo que les pasó a los tanos, por no arriesgar, por no jugarse. Si en el partido contra Italia, de verlos tan amargos, tan entregados, me dio bronca. Y le dije a Mazzola: '¿No les da vergüenza entregarse así? Corran, metan, arriesguen, no sean miedosos...' No le dije miedosos, le dije otro término bien nuestro... Pobre Mazzola. Era el que menos se lo merecía... Fue el que más luchó, el que más buscó. Al final, casi nos hace el gol del triunfo... Porque es el de más calidad, el más parecido al tipo de jugador argentino que siempre nos gusta.



 
En la Selección Argentina durante las Eliminatorias de 1973 y en el club alemán SG Wattenscheid 09, 
donde fue gran figura entre 1974 y 1978. Carlos, además, es uno de los pocos casos en el mundo
 en que un jugador fue también entrenador y presidente de un mismo club: Huracán, de Parque Patricios.
 (Fotos: El Gráfico y www.gelsenkirchener.geschichten.de)




Ahora que ya pasamos la zona, que ya vimos cúal es el fútbol que debíamos hacer, cúal es el fútbol que no les gusta enfrentar a los europeos, me doy cuenta de lo engañados que estábamos... ¿No vio a Huesito Houseman? En la Argentina eran muchos lo que pensaban que era muy chiquito, muy frágil, y que aquí lo iban a revolear por el aire... A lo mejor lo revolean, pero primero hay que encontrarlo. Contra los tanos, a pesar de las patadas que le tiraban, y encima les hizo un golazo... ¿Y Telch? Algún defensor o mediocampista del Mundial ha robado más pelotas que el oveja, sin necesidad de pegar una sola patada... Pienso que arrancamos con toda la mufa junta, porque prácticamente éramos los goleadores del Mundial. Marcando todos los goles nuestros y todos los goles de los polacos y los tanos...Al final, cuando estábamos listos, se nos dio la buena. Lo importante ahora es que aprendamos la lección. Pero somos tan giles que decimos siempre lo mismo y no lo aprendemos nunca. El fútbol es un juego, como dice César Menotti. Y tenemos que jugar sin enloquecernos, sin desesperarnos, sin hacer drama cuando nos toca perder. Es la única forma de no vivir angustiados, enfermos de miedo, como vinimos a esta Copa del Mundo."




Babington en el Mundial 1974





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada